Nuevo sistema de pulverización de Chrome para el cromado de pulverización cumple con altos estándares

Ya sea que en contratos industriales, pintura de diseño o restauración de productos antiguos, madera y vidrio plásticos y aluminio, quién puede producir pinturas de efectos como los efectos del cromo o dar a las piezas cromadas un nuevo brillo reflectante tiene un gran potencial. Sin embargo, esto sólo se aplica cuando el brillo es duradero.

En efecto, un problema recurrente en la producción de superficies cromáticas es que la protección prolongada contra el envenenamiento, la empobrecimiento o la infiltración de la capa fina del espejo ha sido difícil de garantizar, sobre todo cuando las superficies están expuestas a la radiación solar, a las influencias climáticas y mecánicas. Por lo tanto, lo más sorprendente es que un sistema de pulverización de cromo para la metalización química de la pulverización, en resumen CSM, que la empresa Verchromen24 S.L presentó, ahora parece que cumple pruebas de calidad muy amplias. “En un principio, la metalización química se desarrolló como una alternativa rentable al cromado real”, explica Verchromen24 S.L., director gerente de Ulrich Kuitkowski, “mientras tanto, este proceso de pintura de efectos mediante el desarrollo de sistemas de recubrimiento totalmente automatizados a escala industrial constituye una solución técnicamente madura”.

Su persistencia demuestra el sistema MCS de pintura cromática con la existencia de pruebas climáticas como las pruebas Florida y Arizonatta y la realización sin problemas de una prueba de rociado con sal de 1000 horas. “Entre otras cosas, mediante la adición de inhibidores UV, hemos optimizado el laca transparente que forma parte del sistema CSM para garantizar la resistencia a los rayos UV”, añade Kuitkowski. “El sistema Chrome cumple con la norma DIN-EN-9227, que es crucial para la industria automotriz.”

Mejor procedimiento

El procesamiento del sistema robusto de Chrome es básicamente el mismo que se utiliza en la metalización por inyección: En las superficies que se metalizan se aplica primero un cebador transparente (basecod). Es muy importante que las partes de la superficie estén limpias y libres de grasa. El barnizado debe realizarse en espacios lo más libres posible de polvo. Un punto importante es la fijación de las partes que se vayan a transformar a los dispositivos de sujeción. El tipo de dispositivo de retención que se puede utilizar para la parte de que se trate depende principalmente del tamaño y la forma de los objetos. El cebador suministra, por una parte, el fondo liso para la posterior capa metálica y, por otra, se caracteriza por una buena humectabilidad y capacidad de absorción para el agua. El cebador (Basecod) debe secarse muy cuidadosamente, es decir, entre 60 y 150 minutos en el secador a 60 y 90 grados o entre 48 y 60 horas a temperatura ambiente.

Die nächsten Arbeitsschritte folgen unmittelbar aufeinander. Zuerst beginnt man, eine sogenannte Aktivierungslösung auf die zu veredelnden Teile zu spritzen. Der Aktivierungsvorgang erfolgt so lange, bis sich ein geschlossener Wasserfilm auf der Oberfläche bildet, die somit aufnahmefähig für die spätere chemische Metallausscheidung gemacht wird. Unmittelbar nach dem Aktivieren erfolgt ein Waschvorgang mit ionisiertem Wasser.

Die überschüssige Aktivierungslösung wird damit gründlich ausgewaschen. Danach wird mit einer speziellen Zweikomponentenpistole metallisiert. Aus der einen Pistolendüse wird dabei Silbersalz-, aus der anderen Düse Reduktionslösung gespritzt. Beide Strahlen vermischen sich außerhalb der Pistole in einem bestimmten Winkel. Beim Zusammentreffen beider Strahlen beginnt die chemische Reaktion und demzufolge die Metallausfällung.

Der Metallfilm baut sich äußerst gleichmäßig und schnell auf. Die Spritzdauer beträgt 30 bis 60 Sekunden. Danach wird nochmals gründlich mit Wasser gespült, sodass die Chemikalienreste von den Objekten entfernt werden.

Laca transparente (topcod) proporciona protección

A continuación, las partes recién metalizadas se secarán, en la medida de lo posible, con aire caliente para evitar manchas de agua. La metalización química ha terminado. Por último, la capa metálica sensible debe protegerse contra las influencias químicas y físicas con el laca transparente CSM (topcod). “Con la técnica CSM podemos metalizar partes de cualquier tamaño y forma”, resume Ulrich Kuitkowski. “Como sustratos son adecuados el plástico y el metal, pero también la madera o el vidrio.”

Así pues, queda claro para qué mercados se aplica el procedimiento: Desde la construcción de ferias y la publicidad, pasando por el perfeccionamiento y el perfeccionamiento de vehículos, hasta la escena de los tiempos antiguos.

Ventaja: Debido a la estabilidad y robustez del recubrimiento, ya no es necesario distinguir entre aplicaciones interiores y exteriores. Ulrich Kuitkowski: “La norma DIN-EN-9227 nos da poco margen de maniobra: en caso de aplicación adecuada, se aplicará una garantía de cinco años para la conservación de la superficie, como mínimo.”.